Razón de Ser


En torno a la celebración del centenario de la muerte de Don Bosco, entre los responsables del ambiente pastoral de los oratorios y centros juveniles (constituidos en muchos casos en asociaciones juveniles legalmente reconocidas) de las inspectorías de los Salesianos de Córdoba y Sevilla y de las Hijas de Mª Auxiliadora de Sevilla, surgió la propuesta de crear una entidad que funcionase como estructura aglutinante de todos ellos en nuestra comunidad autónoma y que les permitiese llegar, en su servicio a los jóvenes, más allá de lo que podían cada uno por separado. Nació así la Federación Andaluza de Centros Juveniles “El Patio”.

La Federación “El Patio” agrupa o desea agrupar a las asociaciones juveniles salesianas de Andalucía que son el marco público y legal que utilizamos para presentar ante la sociedad esa presencia típica del carisma salesiano que son los oratorios y centros juveniles. Estos son una experiencia pastoral-educativa que busca la maduración y crecimiento personal en todas las dimensiones del joven.



En torno a la celebración del centenario de la muerte de Don Bosco, entre los responsables del ambiente pastoral de los oratorios y centros juveniles (constituidos en muchos casos en asociaciones juveniles legalmente reconocidas) de las inspectorías de los Salesianos de Córdoba y Sevilla y de las Hijas de Mª Auxiliadora de Sevilla, surgió la propuesta de crear una entidad que funcionase como estructura aglutinante de todos ellos en nuestra comunidad autónoma y que les permitiese llegar, en su servicio a los jóvenes, más allá de lo que podían cada uno por separado. Nació así la Federación Andaluza de Centros Juveniles “El Patio”.

La Federación “El Patio” agrupa o desea agrupar a las asociaciones juveniles salesianas de Andalucía que son el marco público y legal que utilizamos para presentar ante la sociedad esa presencia típica del carisma salesiano que son los oratorios y centros juveniles. Estos son una experiencia pastoral-educativa que busca la maduración y crecimiento personal en todas las dimensiones del joven.


  • Una CASA que acoge.

Lo cual supone ser lugares de abierta y amplia acogida, donde se favorecen las relaciones interpersonales, la amistad, la confianza y el ambiente de familia.

  • Una PARROQUIA que evangeliza.

Nuestros centros son presencia de Iglesia y de una Iglesia misionera. Insertos en medio de la sociedad plural del momento, quieren ser Iglesia en vanguardia: signos y portadores del Amor de Dios para aquellos jóvenes que “no tienen parroquia” o que ni si quiera desean tenerla.

  • Una ESCUELA que prepara para la vida.

Deseamos ser presencias donde se favorece y privilegia el crecimiento integral de cada joven como persona. Con tal fin intentamos llenar los vacíos culturales, educativos y afectivos del joven mediante un ambiente educativo positivo, el cual tiene presente y parte de las potencialidades de cada joven y del conocimiento del mundo que le rodea.

  • Un PATIO donde encontrarse como amigos.

Educamos en el tiempo libre y lo hacemos fundamentalmente a través del encuentro personal entre el educador y el educando en un clima de amistad que potencia la cercanía, la apertura, la confianza… Todo ello en un ambiente lleno de optimismo y alegría que atrae al joven y le hace ver que se encuentra en un sitio diferente; un lugar donde se encuentra bien


La Federación “El Patio”, por tanto, a través de sus miembros federados busca:

  • Invitar al desarrollo humano y social de los jóvenes, usando la plataforma del tiempo libre.
  • Animar a una maduración cristiana, gracias a la relación personal, cercana y diaria, y al ambiente que se vive.

A nivel nacional, esta labor es desarrollada por la Federación “El Patio” en colaboración con la Confederación Nacional de Centros Juveniles “Don Bosco”, de la cual somos miembros fundadores.